Nos despedimos de nuestro presidente Jose Antonio Egea Velázquez, o Nono como lo llamaban cariñosamente su familia, amigos y compañeros.
Quien lo conocía recordará a esta gran persona ,solidaria y con un corazón enorme. Desde la ONG Ojos del Sur apoyaba tanto en proyectos en Honduras (Centro Ámerica) que dieron origen a esta asociación, como en Granada (Andalucía) donde vivía con su familia.
Su valía profesional como sanitario le hizo ganarse el respeto y cariño de sus compañeros pero también trascendió fronteras,cruzando el océano y llegando a otros continentes. En Honduras se implicó incansablemente en el programa de Salud Rural de la Asociación San José Obrero en Choluteca ganandose así la consideración y el afecto de promotores y parteras.
En situaciones de urgencias era una persona que reaccionaba rapidamente buscando soluciones a problemas que a los demás nos parecían imposibles de resolver, lo que nos sorprendió gratamente en más de una ocasión. Incluso en estas situaciones nunca perdía su característico humor (y sarcasmo) y lograba hacer reir a la gente con sus bromas y comentarios.
Muchos de los chicos inmigrantes a los que ayudaba a través de Amani llegaron a verlo como a esa persona a la que llamar cuando algo va mal, incluso llegaron a considerarlo su segundo padre. Con su empatía y solidaridad ha puesto su granito de arena cambiando este mundo y la vida de muchas personas. Sin querer admiraciones ni que se le echara flores por ello.
Era y sigue siendo un modelo no solo para sus hijos, sino para muchos compañeros y compañeras que hemos tenido la suerte de compartir proyectos con él. Deja atrás una gran familia y muchos amigos en todos los rincones de este mundo que lo quieren mucho.
Nono te llevaremos para siempre en nuestros corazones.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Share